Imprimir esta página

Elementos Estratégicos

MISIÓN

El Colegio Nacionalizado Femenino de Villavicencio es una Institución de servicio público de carácter oficial que ofrece educación formal en los ciclos de Preescolar, Básica primara, Básica secundaria y Media con énfasis en las modalidad académica y técnica, basada en aprendizajes y principios dialógicos en las dimensiones del saber, saber hacer, el ser y el convivir, utilizando un currículo integral y flexible con didáctica participativa, colaborativa y democrática Promoviendo el respeto, la autonomía ,el liderazgo, el compromiso y la identidad (institucional) frente a situaciones que demanda su contexto sociocultural.

VISIÓN

Al año 2.022 el Colegio Nacionalizado Femenino de Villavicencio se reconocerá como una institución de alta calidad educativa y certificada en el campo académico y técnico laboral, pionera en la formación de ciudadanas autónomas, honestas, dialógicas, competentes y emprendedoras mediante el desarrollo valorativo, cognitivo y praxeológico; capaces de asimilar y generar cambios sociales, ambientales y culturales en el entorno familiar y global.

FILOSOFÍA

“Somos una cultura que se construye entre el diálogo y el conocimiento; educamos mujeres íntegras que trascienden generando cambios sociales” Es un hecho que la antropología sociocultural clásica y el conocimiento científico se caracterizan por ser androcentristas; en el contexto antropológico se han presentado omisiones y tergiversaciones que han puesto a la mujer en desventaja frente al hombre. En un principio, la división de obligaciones y responsabilidades entre los géneros fue necesaria para la supervivencia de la unidad familiar, pero, con el tiempo, pasó de necesaria a conveniente. Las diferencias sexuales son siempre elaboradas simbólicamente, de manera que concepciones acerca de lo que es ser «hombre» y «mujer» en una cultura están cargadas de significados que trascienden los puros «hechos» de la biología humana. El «sentido común» sobre lo que es pertinente a «hombres» y a «mujeres», ha incidido de modo decisivo en la percepción del orden en el mundo. Sin embargo, en la historia reciente la mujer ha ganado espacios en los ámbitos social, cultural, laboral y político. A pesar de los obstáculos y las barreras impuestas por una sociedad eminentemente dominada por varones, las mujeres han demostrado, y no podría ser de otra forma, igualdad de capacidades y aptitudes especiales que les son conferidas por su calidad de ser humano. Por ello, es imposible separar el quehacer de la mujer en todos los ámbitos de la competencia humana y distanciar al hombre; la complementariedad que exige nuestra carencia ontológica y existencial para poder completarnos como personas nos ubica en el terreno de la necesidad de los unos y los otros, sin distinción de sexos; más allá de la necesidad, el amor (operación que genuinamente nos instala por encima de nuestra animalidad) nos une y nos resuelve, disolviendo cualquier conflicto generado por la mala interpretación de nuestras diferencias. La cultura de género se crea y recrea constantemente en las interacciones de la sociedad y sus instituciones y es allí donde se producen rechazos, exclusiones, obstáculos y discriminación por sexo. Por ello, en el Colegio Nacionalizado Femenino de Villavicencio todos sus procesos, actividades, relaciones, expresiones e innovaciones están enmarcados en la construcción de una cultura de equidad de género; empoderar a las estudiantes para que se proyecten como mujeres dispuestas a romper con las jerarquías impuestas, con su rol de inferioridad o pasividad frente al llamado “sexo fuerte”. Es responsabilidad y un reto como institución educativa, participar en la redefinición de los estándares de convivencia social que apunten a la igualdad de oportunidades de desarrollo entre hombres y mujeres.

  • Fundamento filosófico “Búsqueda de sentido”
  • La búsqueda de sentido se expresa en la formación integral, en la que prima el saber ser, sobre otros saberes, tales como el saber saber, saber hacer y saber estar (convivir). Quiere decir esto que lo intelectual, lo laboral y las relaciones sociales son dimensiones relevantes del ser humano, de acuerdo con los aspectos valorativos que lo sustenten. Dentro de esta dimensión valorativa y trascendente está la búsqueda de la libertad, la fraternidad y la justicia, inmersas en el amor. La estructura ontológica del ser humano se presupone pluridimensional y nos obliga a defender cierto desarrollo armónico en las personas. Desarrollo humano en el cual lo central es la defensa y promoción de la realización histórica del ideal ontológico de seres humanos con múltiples potencialidades y dimensiones. Así, la palabra integralidad asume una visión de conjunto de los derechos y dimensiones de los seres humanos concretos, en contra posición a visiones reduccionistas y unidimensionales de la condición humana. El ser humano que se nombra como un ser integral y a su condición humana como integralidad, es un ser que apuesta por la complementariedad y multidimensionalidad de su existencia. La realidad antropológica del ser humano como ser integral, comporta esferas de las que no puede prescindirse: cognoscitiva, valorativa, corporal, afectiva, cultural,política, lúdica, comunicativa, sexual, laboral, histórica, social, etcétera. Estas esferas no pueden pensarse como sectores o dimensiones aisladas, pues el resultado es un empobrecimiento del concepto de sujeto – persona. Así, el concepto de integralidad parte necesariamente de la idea de una realidad que se percibe como unidad y complejidad. Es decir, se entiende que la realidad se caracteriza en su esencia como un sistema conformado por partes o elementos que se asocian e interactúan para el logro de ciertos fines. De ahí que cada elemento no pueda explicarse sino en función de los otros. La complejidad y las vicisitudes de la realidad que vive en la actualidad la mujer hace que sea necesario seguir en la búsqueda del sentido de su existencia mediante acciones que propendan por su empoderamiento. Para ello, hemos de tener en cuenta a nivel institucional:
  • La potencialización de las capacidades de liderazgo y de toma de decisiones orientadas a mejorar las condiciones de la mujer frente al hombre, tanto a nivel personal y familiar como de desarrollo profesional.
  • La estimulación de las características propias en la mujer, tales como su sociabilidad, la creatividad, la autonomía, la ternura y la comunicación.
  • La promoción de ambientes educativos justos y democráticos para que las estudiantes se sientan pertenecientes, libres, escuchadas y formen parte de equipos de trabajo productivos.
  • La concientización de las estudiantes desde los grados inferiores, sobre las problemáticas de nuestra sociedad y el papel que pueden desempeñar las mujeres en ellas.
  • La reflexión y orientación sobre un proyecto de vida personal, desesquematizando mitos y prejuicios sobre el desempeño social y laboral asignado solo al hombre.
  • El fomento de una educación que fortalezca las transformaciones sociales y ambientales, privilegiando la equidad de género.


  • OBJETIVOS INSTITUCIONALES

    • Facilitar estrategias que favorezcan el desarrollo psicosocial, cognitivo y autónomo, con miras a mejorar los desempeños actuales y futuros de las estudiantes en y durante el proceso de formación en los diferentes contextos.
    • Desarrollar pedagogías activas que coadyuven el dialogismo frente a las diferentes disciplinas del saber de cara a los nuevos retos sociales, respetando las individualidades.
    • Reafirmar una cultura de participación y convivencia social pacífica respetando la vida, la solidaridad, la tolerancia, la participación comunicativa y el liderazgo.
    • Fomentar la participación y el compromiso responsable de los padres de familia en el manejo de los procesos pedagógicos basados en el respeto consigo mismo y con los demás.
    • Comprender los sistemas emergentes de la identidad del individuo mediante el desarrollo de acciones educativas que trasciendan en el SER, para formar seres en sus diferentes dimensiones cuyo fondo sea reconstruir al ser holístico, capaz de replantearse una historia, transformarla y evidenciarla con suficiencia.

    PRINCIPIOS INSTITUCIONALES

    El Colegio Nacionalizado Femenino de Villavicencio desde su horizonte y Modelo Pedagógico Dialógico apropia para la comunidad educativa los siguientes principios institucionales:

    • Liderazgo: Es la influencia que se puede ejercer sobre una colectividad, orientada a conseguir los objetivos y satisfacer las necesidades de una comunidad, empresa o institución.
    • Autonomía: “Libertad de un individuo para actuar con independencia”, es decir, cuando a partir del sentir y el saber individual, toma decisiones, asume responsabilidades consigo mismo y en la comunidad, evidenciando un espíritu propositivo en la transformación del entorno.
    • Honestidad: “Expresar pensamientos e ideas con honradez, decir oportunamente la verdad, asignar a cada cual lo que corresponde”.
    • Sinergia: “Acción combinada de diversas acciones tendentes a lograr un efecto único”, es decir el logro de objetivos comunes como resultado de una labor proactiva e interdependiente entre los estamentos de la comunidad educativa.”.
    • Dialogismo: “Capacidad de interactuar con argumentación para generar acuerdos frente a la disertación de saberes, solución de conflictos, contradicciones o divergencias que se derivan de interpretaciones teóricas y prácticas para lograr un constructo colectivo que coadyuve al desarrollo institucional”.Se sustenta en los siguientes valores: Respeto, Alteridad, Asertividad y Democracia.
    • Identidad: Es el conjunto de los rasgos propios de un individuo o de una comunidad. Estos rasgos caracterizan al sujeto o a la colectividad frente a los demás. En la comunidad educativa sus estamentos (Estudiantes, docentes, directivos, padres de familia, administrativos, personal de apoyo y egresadas), desde sus distintas funciones y competencias, tienen una relación de corresponsabilidad orientada al desarrollo del saber y la formación integral de las personas. Se fundamenta en los siguientes valores: Corresponsabilidad, Pertenencia y Autoestima
    • Compromiso: Se trata de la capacidad que tiene una persona para tomar consciencia de la importancia que existe en cumplir con algo que se ha propuesto o que le ha sido encomendado anteriormente. Es decir que vive, planifica y reacciona de forma acertada para conseguir sacar adelante un proyecto, una familia, el trabajo, el estudio, etc. Se desarrolla en: entorno social, entorno ambiental, y entorno cultural
    • Inclusión: Es el ofrecimiento del servicio educativo para todos, mediado por una convivencia sin ningún tipo de discriminación, reconociendo las potencialidades, capacidades y diversidad de los miembros de la comunidad educativa. Se sustenta en los siguientes valores: Solidaridad y diversidad.